Los excesos solares cometidos en la infancia o juventud, acaban pasando  factura.

Todos tenemos un fototipo de piel. Esta nos indica  que predisposición al bronceado tenemos.                                  Las radiaciones  solares ejercen sus efectos sobre la piel durante todo el año. Pero en épocas estivales nos sobreexponemos.                                                                                                                                                                            Pida información en su farmacia sobre la fotoprotección mas adecuada, para su piel.                                          Debemos tener en cuenta la fotoprotección que debemos utilizar,  la frecuencia de aplicación del fotoprotector y si estamos expuestos a temperaturas elevadas o si en el caso de estar realizando alguna actividad física que provoque que la fotoprotección aplicada pierde fectividad(sudoración,baños).                                                                                Preparar con “nutraceuticos” su piel ante la exposición solar, nos proporcionara una defensa vía oral aportando  los nutrientes  necesarios para un bronceado más sano y duradero. Sus beneficios a nivel  antiedad  reduciendo el fotoenvejecimiento están demostrados.