Nuestro organismo necesita un equilibrio entre ácidos grasos omega 6 y ácidos grasos omega-3.

Innumerables investigaciones científicas han evidenciado, en el contexto de una nutrición equilibrada, que los ácidos grasos omega 3 EPA y DHA son importantes para el organismo, ya que intervienen en funciones vitales del mismo.

Sin embargo nuestro organismo no es capaz de sintetizar los ácidos grasos omega 3, por ello debemos consumirlos diariamente a través de la dieta

Beneficios de la suplementación con ácidos grasos Omega 3 de cadena larga:
• Los EPA y DHA contribuyen al funcionamiento normal del corazón (con al menos 250 mg de EPA y DHA al día)

• Los EPA y DHA contribuyen a mantener una tensión arterial normal y unos niveles normales de triglicéridos (con al menos 250 mg de EPA y DHA al día)

• El DHA contribuye a mantener el funcionamiento normal del cerebro y al mantenimiento de la visión en condiciones normales (con al menos 200 mg de DHA al día